Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




jueves, 26 de marzo de 2015

Gratitud




"Tuyo es el poder y la gloria, 
por siempre Señor". Tuya es la gracia 
y la misericordia, la ternura y el consuelo, 
el abrazo y el cariño. Tú eres 
todo en mi vida, Tú me lo estás dando. 

Te reconozco en cada detalle. 
Gracias mi Amor. Solo no puedo, 
no valgo, no avanzo. Pero Contigo, 
¡qué diferente es todo! 

A pesar de esta infinidad de miserias 
que yo soy, te empeñas en sacarme adelante, 
en que vaya aprendiendo a ser más Tú 
y menos yo. Mi Cristo, mi Dios, mi Cielo. 
Mi Poesía, mi Belleza y mi única Verdad. 

Quiero ser santo, haciendo lo que hago, 
pero mejor, e infinitamente más enamorado. 
Enamorado de Ti, mi Amor, tan Poeta. 
Enamorado de Tu Corazón amantísimo. 

Para mí no quiero nada: 
todo por y para ti. Y siempre gracias. 
Siempre, siempre, siempre.



(Pintura de Bernardino Luini)

miércoles, 25 de marzo de 2015

Mi madre









Desde que murió ya no vivo
con aquella alegría. Todo
es, desde entonces, muy distinto.
“La vida sigue”, me dijeron.
Pero lo que siguió fue el tiempo
-en su derrota de suspiro-
y la pena, y tanta nostalgia.

La vida era ella, su presencia.
La vida, su vida, mi infancia.
La vida, su vida, mi ayer.
La vida, mi vida, su ser.
¡Y de repente estaba muerta!

Y ya no podía llamarla,
y ya no podía llamarme,
para contarnos el abismo
o el destino de nuestras vidas.
Sólo estaba viva su ausencia
difuminada en la mirada
que había dejado en mis ojos.

Hay días que no puedo más,
y beso sus fotografías
entre lágrimas, a escondidas,
y le hablo de Juan, y de Jaime,
y de Cristina, y de mis sueños.
(Y sí, también de mis poemas
un rato, de mi amor por Ana).

Desde que murió ya no vivo
con aquella alegría, es cierto.
En su alegría, que era donde
vivía, y leía y leía…          

Y con su muerte he muerto un poco.
Noto en mi vida como un eco
en un hueco que duele mucho.




(Todos los derechos reservados)

miércoles, 21 de enero de 2015

Amorosa demora





Enamorarse es demorarse 
en cada caricia del alma.
Enamorarse es demorarse
en los detalles de su falda.
Enamorarse es demorarse
con tu mirada en su mirada.
Enamorarse es demorarse
en cada sueño de su espalda.
Enamorarse es demorarse
con la lengua, sin decir nada.
Enamorarse es demorarse
en ella con calma en la cama.




(Óleo de Georgia O'Keeffe)

miércoles, 14 de enero de 2015

Quisiera estar más enamorado






Me gustaría
estar tan enamorado
como Lope o Salinas,
o Garcilaso.
Tan enamorado, sí,
pero de ti, mi regalo.
Tan enamorado
que la vida, sin ti
(Dios no lo quiera),
se me muriera de inmediato.
Porque eres mi aire,
mi alma, mi apetito.
Ellas eran Isabel,
Katherine, Micaela...
Pero tú eres Ana,
mi amor, el mío, el más alto.
Yo no soy sacerdote,
ni bravo soldado,
ni profesor universitario.
Ni siquiera sé si soy poeta.
Lo que sí sé
-y sé muy pocas cosas-
es que he nacido
para amarte,
y que toda la poesía
me parece poca,
e insignificante,
para expresar el milagro
de tu vida en mi boca,
de tu virtud en mi pecado.
Esto es para volverse loco.
Amorosa locura, es cierto,
que fecunda de luz
mi sombra y mi despojo.

lunes, 12 de enero de 2015

Cristo entre los humildes




Fritz von Uhde fue un pintor 
a caballo entre los siglos XIX y XX. 
Yo lo conocí 
por una de sus pinturas religiosas: 
"Cristo entre los campesinos". 
Un óleo sobre tabla al que vuelvo 
con reiterada frecuencia. 
Porque me conmueve 
esa visión familiar de Cristo, 
esa presencia de Dios entre lo humilde.

Cristo bendice 
con el gesto de su mano 
y con su palabra. 
Está hablando. A su derecha, 
la madre de familia le escucha atenta, 
y le contempla con urgencia 
(su necesidad es mucha). 
En esa mirada -quicio del cuadro- 
está todo su corazón, su amor... 
Esa mirada es su oración. 
Y Cristo está en ese hogar 
a causa de esa mirada. 
Y en el centro de la composición 
un poco de comida (el pan 
nuestro de cada día), y esa luz 
que entra por la ventana y por el alma.

Se respira recogimiento y esperanza. 
Cristo es parte de esa familia (no un invitado),
y se le nota que está a gusto con ellos. 
La fe sencilla, pero firme, 
de esos campesinos, se torna visible. 
Cristo resucitado está en su propia casa. 
Y la súplica de la mirada amorosa 
de la madre (y también la del hijo mayor,
apenas un niño) cautiva a Dios Hijo, 
y expresa bien a las claras 
lo que el espectador del cuadro 
está pensando, o rezando, 
de una manera o de otra: "Jesús, 
quédate con nosotros, no te vayas".

jueves, 8 de enero de 2015

Esto es lo que me pasa





Me pones entre la bondad y la belleza.
Entre tu corazón y tu atractivo.
Y esa forma tuya de afrontar desnuda la vida.
Directa al alma de la trama, o del motivo.
Es cierto, debo levantar la vista del verso,
o de mi pereza, y abordar con nervio las cosas.
Pero me quedo contemplativo en ti,
y me parece que ya nada tiene importancia.
Sólo tú, -aunque me veas ido, o en un exceso
de inopia. Y… Sí, sí, la realidad acucia:
todo este mundo de préstamos y averías,
facturas y problemas. Lo que sea.
Y mis propósitos se desploman
en cuanto se tercia un libro o una nube,
o tú, tan hermosa en uno de tus vestidos.
Fuera de ti me quedo sin aliento, sin vida.
De ahí estos poemas donde inspirarte,
e inspirarme de ti, de luz, de aire.
¿Sabes? Después de cincuenta años
sé que todo cabe en un poema
de amor. Y que un poema de amor
es lo más importante que yo puedo hacer
por los demás. Y por ti, no lo dudes.

viernes, 19 de diciembre de 2014

No es tan complicado ser feliz



¡Y a mí que me parece sencillo ser feliz!
Basta con no desear bobadas desorbitadas,
conformarse con los sueños, 
pasear de la mano, mirar con decisión por la ventana,
y cultivar cada vez con más perfección el arte
del beso, del detalle o de la caricia.

Respirar con calma, entrar en librerías
y bibliotecas, valorar el silencio,
no correr por nada, contemplar a Dios
en los geranios o en las iglesias,
subrayar un poema, y valorar el alma
en lo que ama, en lo que vale.

(Óleo de Sally Storch)