Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


sábado 29 de agosto de 2009

Te quiero


El estado de las cosas es el siguiente: te quiero. Por lo que todo lo que miro adquiere una dimensión eterna. Escrito así parece que exagero o que no soy muy ducho en originales piropos. Pruebo otra vez: te quiero. Es tu amor lo que provoca que para mí sea todo nuevo. ¿Mejor? Podría combinar las palabras de mil maneras distintas, pero nunca sería suficiente, no habría poemas que alcanzaran medir la perfección de tus piernas. Por ejemplo. O que conmovieran el alma cautiva en tu cintura. Estaría toda mi vida intentando ceñir tu alegría con innumerables estrofas y lecturas. Pero aunque valoras el arte de la literatura prefieres mil veces la desnudez del deseo, la sencillez del silencio que abraza tus sueños. Tienes que comprenderme. Y si mis palabras se repiten alrededor de tu cuerpo, piensa que sufro de amor, de un extravío que busca poseer tu alma a cualquier precio. Más allá de las playas de agosto, y de tus húmedos labios, y de la fugaz muerte. Sobre todo en días como hoy, en los que me turban tus zapatos rojos, y esos besos con los que me besas de repente.

16 comentarios:

marae dijo...

¿Y cómo lo sabes?

Ya que estamos... cómo sabes que no es una ilusión pasajera (de 10 minutos o de 10 días?) cómo sabes que no es sólo un recurso poético externo que tu cerebro busca para escribir?

Cómo sabes que quieres...

Lo siento. Me gustó el texto, sólo querría saber lo que hay detrás.

Un saludo

Anónimo dijo...

Precioso. Sin más.

Guillermo Urbizu dijo...

Querida Marae:
Detrás de esas pocas palabras que has leído hay sencillamente 16 años de matrimonio. De momentos buenos y de otros menos buenos. Pero siempre he sabido que mi mujer es lo más grande. El camino de mi felicidad. Y como soy cristiano te diré también que es el camino de mi santidad. Por ella pasa todo en mi vida. Por ella cada día es algo nuevo, una sorpresa que parecía imposible.
Gracias por seguir mi blog, y te deseo lo mejor. Saludos.

Anónimo dijo...

Me ha encantado.

Anónimo dijo...

Sueño con que mi marido me escribiera algo así. Bonito de verdad.

Área de Aragón dijo...

Buenísimo artículo.
Usted y yo tenemos que hablar.

Guillermo Urbizu dijo...

Área de Aragón, amigo:

Hablamos cuando quiera. A su disposición. Saludos.

Anónimo dijo...

Delicioso de veras. Aunque yo siempre dudo un poco. ¿Será lo que el escritor quisiera o lo que realmente es?

Anónimo dijo...

A reserva de lo que nos diga el autor (que espero lo haga), creo que el verdadero amor tiene mucho que ver con la "voluntad de amar". Por lo tanto en el amor lo que uno quiere, es.

Guillermo Urbizu dijo...

Sí, la voluntad de amar es casi todo. Que se manifiesta en la paciencia y en los detalles de ternura. Pero hay también una inteligencia del amor: un saber quitar importancia, un saber callar, un perdonar, un sonreir, un olvido de si...
El amor es el ejercicio del alma. Una continua lucha, y una absoluta entrega.

Ljudmila dijo...

Me ha gustado eso de "El amor es el ejercicio del alma" pues la frase en español "te quiero" probablemente explique el "te quiero querer" ¿ porque en otros idiomas es distinta y no se dice "te quiero" sino sencillamente el equivalente de "te amo"? Siempre he pensado que "te quiero" tenia menos valor que "te amo", pero ahora que lo veo quizas sea aun mas grande pues incluye no solamente el deseo sino toda la voluntad de verdaderamente "querer" a una persona y no lisa y llanamente "amarla" pero estoy divagando, perdon!

Marae dijo...

He vuelto!!

Gracias (con retraso) por la explicación, que me ha conmovido. Y totalmente de acuerdo con Ludmila sobre el te quiero y el te amo en español...

Anónimo dijo...

El autor antes era más dialogante, ahora parece que le importa un comino lo que pensemos los demás .

Anónimo dijo...

Este blog es cada día mejor. Lo de hoy es bueno del copetín, pero lo de ayer era igual de bueno. Y lo de anteayer una pasada. Y todo lo demás. Admiro tu forma de escribir.
Y después están los comentarios. Geniales.
Saludos. Pedro.

Guerrera de la LUZ dijo...

Wow!! qué exquisitez... tu mujer debe estar como loca... esto es precioso.

Me alegro de volver a leerte después de las vacaciones con algo tan bonito, echaba de menos tus escritos.

Besos.

Anónimo dijo...

Este artículo es sensacional, precioso.