Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


martes 25 de noviembre de 2008

Telediarios


“Pon las noticias”, dice alguien. “Por favor no, que estamos viendo esta serie, no por favor no, favor, no, no, no, por favoooor”, clama el coro cabreado. "¡Qué padres tan aburridos!”. Pero en esa casa, allá las nueve de la tarde noche, hay un ritual: las noticias del telediario. Según usos y tics consuetudinarios. Por si acaso un político se ha caido del guindo o el mundo está un poco menos trastornado. ¿Mandan los padres todavía? Mandan. O hacen como que mandan. Todavía. “¿Otra vez verdura?, que asco”. “Deja de tocarte el ombligo y saca el agua”. “¡Y el tomate!”. “Lo que ordene el señorito, faltaría más, aquí está, ¿desea algo más el señorito?”. “Bendice Señor a nosotros y…”. “¿Y el pan?”. “No hay”. “¿Qué no hay?, pues no ceno”. “Pues bueno”. Las nueve en punto y suena la sintonía. “¿Se puede saber qué cadena es esta?”. “La sexta”. “¡Ni de broma!”. Se pone otra. Y comienza el carrusel de sucesos. Y la pasarela de rigor con señoritas de culo prieto y temblorosos senos, que es cuando el simpático presentador del telediario saca a relucir sus comentarios más tiernos y la audiencia permanece más atenta. Lo demás es un poco de relleno político, con Obama en primera línea, que ya da grima de tanto pasearlo, o una breve homilía de Rajoy o Zapatero, para rematar la faena. “¿Se puede saber dónde está el agua?”. “¡Callaros, callaros!, que comienzan los deportes”. Por fin. “¿Deportes?”. Decir ‘deportes’ resulta memo. “¿Por qué gritáis tanto?”. Se trata de fútbol. Casi en exclusiva. Cotilleos e intrascendencias de unas ruedas de prensa donde entrenadores y futbolistas intentan expresar algo. ¿Qué será de la NBA, por ejemplo? Si antes dices nada… ¿Ves? Ahí tienes una canasta de Pau Gasol. Machacando. Y gracias a que España ganó la Davis y estirarán el acontecimiento hasta el último fleco. Para que luego te quejes. De broche un escabroso récord Guiness, o los hombres más sexys del mundo, o los turrones de Jijona (bien ricos por cierto). Anécdotas y sarpullidos del momento. ¿Cultura? Sin noticias. No ha muerto ningún plumífero, académico o rapsoda en lo que llevamos de semana. Ojo, que se acaba de conceder el Premio Nacional de las Letras. Y después de un anuncio de compresas con alas o un desodorante para musas de poetas en celo, parece que bajan las temperaturas en el norte y arrecia el viento en el valle del Ebro. Apago ya la cosa y comienza una conversación familiar sobre los Reyes Magos, que resulta mucho más interesante desde luego.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La cosa(buen nombre para el bicho) atrofia las neuronas y manipula las conciencias.Debería estar prohibida ,como el tabaco y la comida basura del Mc Donalds,por ejemplo.O más.
Pero estos políticos(todos,de la A a la Z) saben muy bien que con “la cosa” nos convierten en rebaños,nos manejan,nos roban la opinión y aniquilan el raciocinio.Ellos ,que dicen velar por nuestros intereses,saben muy bien que con “la cosa” se aseguran y nos dirigen hacia los suyos.

Anónimo dijo...

¿Qué le pasó al de los loros?

Anónimo dijo...

Por aqui ando.
Vivimos hipnotizados sin saberlo. Toda la sociedad está tratando de hipnotizarnos con determinados hechos, esto crea un estado de ensoñamiento en nosotros. ¿Qué es lo que sucede? No somos conscientes. Si lo fueramos, sorprendería lo que está sucediendo. Es muy familiar, por eso no nos damos cuenta. Estámos siendo manejados por muchos manipuladores y su método para manipular es hipnotizar.
Por ejemplo, en todas las radios, en todas las televisiones, en todas las películas, en todos los periódicos o revistas, los anunciantes anuncian determinado producto, por ejemplo, "Jabón de baño Luxur". Tú crees que eso no te afecta, pero cada día escuchas, "Jabón de baño Luxur, jabón de baño Luxur, jabón de baño Luxur". Es como una canción. Por la noche, en las calles, las luces de neón rezan, "Jabón de baño Luxur". Luego la luz se apaga y vuelve a encenderse y tú lees otra vez, "Jabón de baño Luxur".
Va cayendo más y más en tu subconsciente. Tú crees que eso no te afecta, crees que esa gente no te puede engañar: todas esas hermosas mujeres desnudas con el jabón de baño Luxur diciendo, "¿Por qué soy hermosa? ¿Por qué es mi cara tan hermosa? Debido al jabón de baño Lux". Tú crees que no eres guapo, de modo que eso te afecta. Un día, de repente, vas a la tienda, al mercado, y pides jabón de baño Luxur. El tendero pregunta, "¿Qué jabón quieres?" Y de repente emerge: "Jabón de baño Luxur". Estámos siendo hipnotizado por los hombres de negocios, por los líderes políticos, porque todo el mundo tiene interés en ti si estás hipnotizado. Entonces puedes ser utilizado. Los políticos insisten, "Esta es tu madre patria, y si la madre patria está en dificultades, ve a la guerra, sé un mártir".
¡Qué estupidez! Toda la Tierra es tu madre. ¿Se encuentra la Tierra dividida o es una sola? Pero los políticos están martilleando continuamente tu mente diciéndote que solamente esta porción de la Tierra es tu madre y que has de salvarla. Eso es lo correcto aunque sea a costa de tu vida. E insisten, "Devoción al país, nacionalismo, patriotismo"; todas estúpidas palabras. Pero si las martillean sin cesar, te hipnotizarán. Entonces puedes sacrificarte a ti mismo.
Firmado: El de los loros

Anónimo dijo...

La cena de cine,para un guión.
Acabo de caer en la cuenta,tengo un amigo guionista que estará encantado de conocer su blog,siempre lleno de ideas.

Anónimo dijo...

Lo de la pasarela es genial. Y el ritmo trepidante del artículo.

Anónimo dijo...

Hipnotizado o no este es un buen lugar para andar y si compartes tus opiniones eso que ganamos todos.
No es que coincida contigo en mucho,la verdad,pero es divertido leer tus razonamientos.Debería cundir el ejemplo.

Anónimo dijo...

Me encanta!

Anónimo dijo...

Esta noche,a eso de las nueve,hagan el favor de ponerle un bozal a alguien,antes de que diga:"Pon las noticias" y nos dé otra vez la cena.