Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


lunes 24 de agosto de 2009

Compartir


Sí, me gustaría compartir con ustedes muchas cosas. No sé, el abrazo de mis hijos para empezar, o el recuerdo de las olas que con su espuma dan forma al alma de Santander, o el aroma de la tierra recién regada, o el siglo de vida que ya cumple el pedaleo de mi bicicleta, o el pabilo de la llama que arde ante el sagrario por la mañana, o la novela Pensad en Flebas de Iain M. Banks (La factoría de ideas), o las plantas que adornan mi terraza, o las lágrimas de una mujer enamorada... Tantas cosas que uno contempla o hace a lo largo de los días. Tantos infinitos que jalonan las horas. Hay gente que a eso le llama felicidad, o poesía, o mansedumbre, o sensibilidad, o santidad. Lo que es cierto es que algo trasciende nuestro corazón y lo vuelve como del revés. Cada detalle pasa a ser de suma importancia. Y necesitamos de unos minutos de silencio para viajar al interior del universo, para introducirnos en la belleza de los ojos de... Bueno, cada uno contempla el amor de una mirada. Por favor fíjense bien, no desperdicien nada.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Estás siendo una grata compañía durante el verano. Medito lo que escribes y me deleito. Gracias.

Anónimo dijo...

Si en verdad quieres que tus hijos sean felices, enséñalos a compartir

Anónimo dijo...

Compartir ? Compañía? "Por favor fíjense bien, no desperdicien nada." Como si le importara un pimiento. Iluso. Prefiero dejarme engañar por los políticos .

Anónimo dijo...

Gira este mundo olvidandosé 
del suave latido del Edén 
sube la marea a recordar 
el rumor del agua y el azul 
sólo una mirada bastará 
para comprender tanta quietud 
detalles que se escapan en el viento 
sientaté a mirar alrededor 
 
CORO 
Cuéntame si hay algo mejor 
ven y siéntate, no busques más, 
descubre el Edén 
aquí está, aquí está 
 
Letra pequeña para describir 
como es de frágil este jardín 
entre la frescura brillarán miles 
de luciérnagas de sol 
todo en un segundo se decubrirá 
si se mira desde el corazón 
detalles que se escapan en el viento 
sientaté a mirar 
  
Cuéntame si hay algo mejor 
ven y siéntate, no busques más, 
descubre el Edén 
aquí está, aquí está

Anónimo dijo...

Enséñalos, eso, enséñalos -que quiero verlos-.

Anónimo dijo...

Yo intento no desperdiciar nada. En primer lugar de lo que tu escribes. Soy una fan. Desde hace 10 minutos exactamente.