Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


martes 18 de agosto de 2009

Unas líneas apócrifas de Séneca



(...) De cuando en cuando sobreviene la propia muerte. La de uno. La imaginas remota, distante y serena; pero sabes que puede que esté mucho más cerca, y que el dolor es connatural a ella. Es más, sabes que la muerte es una sucesión de acontecimientos que están ocurriendo ahora mismo, y que desconoces. ¿Cómo responderás cuando haga acto de presencia? Pueden pasar años, o unas horas. Un intervalo de tiempo -sea el que fuere- demasiado breve, se me antoja. ¿O es el suficiente? Dicen que la muerte es siempre inoportuna, porque llega cuando menos la esperas y zanja lo que llevas entre manos. Notas tus miembros más pesados y tristes; tienes vértigos, sufres engaños y desilusiones, y tu cabello es cada vez más blanco y escaso. El corazón sufre espasmos y cualquiera rechaza tu amor. Te mueres. Día a día. Sin remedio. (...) Demasiados misterios para el hombre, demasiado pánico e incredulidad. Hemos dejado de lado al alma y a los dioses; la vida ya no descansa en la piedad y en el cultivo de las virtudes. Las costumbres se han degradado hasta extremos tan viles que el espíritu del hombre es un despojo. Los demonios andan sueltos por las calles y el Senado, y reinan en palacio. Es una forma de morir. Puede que la más radical de todas, la más absoluta. Creen vivir y están muertos. Creen disfrutar de la vida y están llenos de gusanos. Hay amigos que dicen que no hay esperanza posible, que es el fin del mundo tal y como lo conocemos. ¿Será cierto? (...) La muerte llega para todos: hombres e imperios. ¿Quién nos redimirá de los malos poetas, de los legisladores de la corrupción, de los sicarios del infierno? ¿Quién devolverá el alma a Roma?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Uy, que pesado, si no hemos venido a la vida a penar, algún día moriremos sí, pero tanto desanimo me enfada.
Una visitante diaria.

Anónimo dijo...

Y cuando muera, quién rezará por mí.

Anónimo dijo...

Eres un poco pretencioso, ni más ni menos que Séneca. Pero por mucha razón que tengas, por mucho que este ZP sea más malo(de maldad) que el mismísimo Nerón, ¿no estarás pensando en suicidarte? Ya le gustaría al bicho, eso,que nos suicidáramos todos, pero se va a quedar con las ganas ,yo al menos pienso darle mucha guerra, por cierto, el 17 de octubre hay que estar en Madrid.

Anónimo dijo...

Estará leyendo de romanos, fijito. Y qué aburrida es la historia, que sólo habla de hombres.

Anónimo dijo...

No hay que ser tan derrotista , mientras haya vida hay esperanza y no hay batalla más perdida que la que no se lucha.
Quiero ver las siguientes líneas apócrifas de Séneca.