Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.


viernes 30 de octubre de 2009

En una librería





Entré en una librería.
Quería descansar de mi mismo.
Y de la monotonía
de los días que había dejado atrás,
durante la semana.

Entré en una librería
y el silencio
me dio la bienvenida.
Allí el alma estaba ordenada
por palabras, por su melodía.

Entré en una librería.
Entré en el misterio
de la vida, que hojeaba
en novelas, ensayos y poesía.

Entré en una librería. Cansado
de tantas voces que no dicen nada.
¡Qué feliz fui mientras leía
los títulos y las contraportadas!

Entré en una librería.
¡Cuántos libros, cuántas vidas!
Lírica, historia, filosofía, drama…
Los sueños de los hombres y sus almas.

Entré solo en una librería.
Y salí acompañado de Wislawa Szymborska.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Entré ayer en una librería, con la esperanza de salir de la mano de Nicolás Gómez Dávila,y a pocas, si no estoy atento, acabo con el Dan Brown.
Uno ya no está seguro ni en las librerías.

Anónimo dijo...

Precioso.

Anónimo dijo...

Las librerías son un espacio tan especial que no se puede decir mejor.

Un amante de los libros

Anónimo dijo...

Nada sucede dos veces
Y es lo que determina
Que nazcamos sin destreza
Y muramos sin rutina

W S

Anónimo dijo...

¡Cuántas veces esa o parecida sensación! Cuando lees algo y te dices que eso lo tenías que haber escrito tú es buena señal para su autor, en este caso usted. Deberían leerlo los libreros, seguro que les gustaría.

Luis G. dijo...

Guillermo, te felicito por tu blog, por tus trabajos, por tus poemas... Un placer leerte. Y es verdad, cuando visito librerías, siempre salgo con algún libro más del que pretendía comprar.

Seguiré, por mi afinidad a la literatura, gozando de tus escritos.

Saludos!!