Bienvenidos

Reflexiones, poemas, escorzos de vida, fe de lecturas, noticias de amigos... No pretende ser un desahogo, más bien un diálogo. Un demorarme en el resplandor de nuestra existencia. Y en su literatura.




miércoles, 22 de febrero de 2012

Aquella puerta verde




Y de repente se cerró. Era verde
y muy alta. Y yo un niño.
Aquella puerta me dejó solo.
Era un jardín, era mi vida. Había
una gravilla de piedras muy blancas
y un peral y unas flores.

No llegaba a nada, no podía
salir de allí, irme
de todos aquellos colores donde estaba.

Corrí mucho en aquel laberinto
de silencio sin salida (y sigo corriendo,
con alguna que otra caída).
Y lloraba de impotencia, nadie me oía.

Y vuelvo ahora frente a aquella puerta (verde,
sin respuesta, descolorida)
y me pongo de puntillas sobre mis palabras
para ver si puedo abrirla, y salir por fin
de allí -de aquí-, libre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy seguro de que alguien le oía, aunque la sensación es esa, lo describe muy bien.